"Por sus heridas alcanzamos la salud"

El precio por la salud de la humanidad fue cancelado hace más de dos mil años. Autor: Wilman Ruiz

Seguir leyendo
"Por sus heridas alcanzamos la salud"

     

Me hicieron esta pregunta:
 
"¿Es verdad que cada latigazo que recibió Jesús significa que representa una enfermedad?"
 
Esta fue mi respuesta:
[26/12/2015 9:15 "Buenos días... Jesús en su muerte pagó por nuestra buena salud, por nuestra paz, por nuestra felicidad, por nuestra sanidad, por nuestra prosperidad, por nuestra vida plena y bendecida. Esas son interpretaciones rebuscadas; a Jesús le dieron 39 latigazos y si en el sentido más amplio esa cantidad equivale a 117 (el látigo tenía tres garfios en su punta, así que cada latigazo equivalía a tres), deberíamos concluir entonces, que hay enfermedades que Cristo no pagó, que no se incluyeron, ya que hay más de 117 enfermedades en el mundo. Isaías 53:5 dice: "Pero fue traspasado a causa de nuestra rebeldía, fue atormentado a causa de nuestras maldades; el castigo que sufrió nos trajo la paz, por sus heridas alcanzamos la salud." Isaías 53:5 DHH
 
 
Fuimos sanados por medio de sus heridas, no sólo por las producidas por el látigo romano (el flagelum), sino también por las de la corona de espinas, por los golpes, por la cruz que llevó arrastrando, por la lanza en su costado, por los clavos introducidos en sus muñecas y pies, por las heridas internas producidas por patadas, golpes y palazos. Igualmente, por las heridas psicoemocionales producidas por la burla, el escarnio, la vergüenza, el abandono, la soledad, el desprecio, la falsedad la soledad (la lista no se agota).
 
 
¿Quién va a creer lo que hemos oído? ¿A quién ha revelado el Señor su poder? El Señor quiso que su siervo creciera como planta tierna que hunde sus raíces en la tierra seca. No tenía belleza ni esplendor, su aspecto no tenía nada atrayente; los hombres lo despreciaban y lo rechazaban. Era un hombre lleno de dolor, acostumbrado al sufrimiento.
 
 
Como a alguien que no merece ser visto, lo despreciamos, no lo tuvimos en cuenta. Y sin embargo él estaba cargado con nuestros sufrimientos, estaba soportando nuestros propios dolores. Nosotros pensamos que Dios lo había herido, que lo había castigado y humillado. Pero fue traspasado a causa de nuestra rebeldía, fue atormentado a causa de nuestras maldades; el castigo que sufrió nos trajo la paz, por sus heridas alcanzamos la salud.
 
 
Todos nosotros nos perdimos como ovejas, siguiendo cada uno su propio camino, pero el Señor cargó sobre él la maldad de todos nosotros. Fue maltratado, pero se sometió humildemente, y ni siquiera abrió la boca; lo llevaron como cordero al matadero, y él se quedó callado, sin abrir la boca, como una oveja cuando la trasquilan. Se lo llevaron injustamente, y no hubo quien lo defendiera; nadie se preocupó de su destino. Lo arrancaron de esta tierra, le dieron muerte por los pecados de mi pueblo. Lo enterraron al lado de hombres malvados, lo sepultaron con gente perversa, aunque nunca cometió ningún crimen ni hubo engaño en su boca.
 
 
El Señor quiso oprimirlo con el sufrimiento. Y puesto que él se entregó en sacrificio por el pecado, tendrá larga vida y llegará a ver a sus descendientes; por medio de él tendrán éxito los planes del Señor. Después de tanta aflicción verá la luz, y quedará satisfecho al saberlo; el justo siervo del Señor liberará a muchos, pues cargará con la maldad de ellos. Por eso Dios le dará un lugar entre los grandes, y con los poderosos participará del triunfo, porque se entregó a la muerte y fue contado entre los malvados, cuando en realidad cargó con los pecados de muchos e intercedió por los pecadores: Isaías 53:1-12 DHH.
 
 
Esa interpretación de que cada latigazo representa una enfermedad pareciera muy "espiritual", aparte de lo mística que es, pero no solo es falsa, sino que se queda corta en cuanto al verdadero sentido de lo que representa la muerte sacrificial de Cristo antes, durante y en el mismo instante de su crucifixión. Él, Jesús, es la fuente de nuestra vida y de nuestra salud Todo lo que está relacionado con el deterioro, reducción y alteración de la salud, tanto física (incluyendo el covid 19), así mental y espiritual, fue resuelto por nuestro cordero pascual en la cruz. Lo único que necesitas hacer para apropiarte de este beneficio y alcanzar la paz plena, es en primer lugar: creer y aceptar como verdad en tu vida esta palabra que aparece en el libro del profeta Isaías (Isa. 53:1-12); en segundo lugar: aceptarlo para ti como una verdad tuya, personal, individual y, en tercer lugar:  confesarla y proclamarla sobre tu vida.
 
 
El precio de tu salud integral ya fue pagado y el costo no solo fueron los 39 latigazo que recibió el Hijo de Dios, sino la entrega total de su propia vida para tu total beneficio...
access_time13/01/2021 22:55
remove_red_eye0 Lecturas
thumb_up 1 ME GUSTA Debes iniciar sesión para dar me gusta

Agregar comentario

Debe iniciar sesión para publicar un comentario.
more_vert