...
...
La casta sigue conservando sus privilegios pese a las promesas electorales

La casta sigue conservando sus privilegios pese a las promesas electorales

Terminar con los privilegios fue el principal eslogan de campaña del Presidente electo, Javier Milei. ¿Lo estará logrando? A partir de haber sufrido un modelo kirchnerista empobrecedor que se limitó a regalar plata (nuestra) a manos llenas, aparece un personaje mediático disruptivo. ‘

7 1 0 7

Giannini
@Giannini

Tampoco hay que olvidar que los 4 años que gobernó la gente del PRO (la oposición del gobierno K) fueron desaprovechados y aumentó considerablemente la deuda externa, que nadie (nadie es el pueblo) sabe qué se hizo ni a dónde fue a parar aunque se presume. La gente, harta del modelo K y PRO, decidió darle una oportunidad a alguien que con un discurso estratégico le habló de lo que quería escuchar.

"Esta vez los ajustes los pagará la casta, no el pueblo, como siempre" - se atrevió a decir, el entonces candidato, Javier Milei. La mayoría quería escuchar algo de justicia, después de tantos enredos, engaños, falsas promesas y corrupción, durante 40 años de democracia.

¿La casta? Bien, gracias

El Presidente electo, Milei, empezó fuertemente a reducir los gastos del Estado, para poder pagar las deudas que heredó. Pero no a costilla de la casta, como había prometido, sino de la que siempre es el pato de la boda en Argentina, la vapuleada clase media.

Así trasladó los subsidios que el Estado pagaba a las empresas de luz, gas y agua, a las facturas de los contribuyentes y los subsidios al transporte también recayeron en las espaldas de quien, paradójicamente, paga abusivos impuestos para sostener al Estado y esencialmente, a la casta. 

El actual presidente liberó los precios argumentando que el mercado se auto regula, difícil consigna para un país donde siempre la iinflación ha sido moneda corriente. Y ni siquiera el control de precios los mantenía quietos. Ahora, con la liberación los precios de todo, incluida la canasta básica, se fueron por las nubes, mucho más de lo alto que se habían ido durante el último año 2023, en que gobernó el súper ministro Massa, quien luego del tal fracaso, fue postulado como futuro presidente. Otra de las razones por las que ganó Milei, sin ninguna experiencia política. 

La "buena nueva" 

El colmo de los beneficios al sector privilegiado de políticos, empresarios prebendarios y jueces, que viven de los impuestos que paga el ciudadano, se dio recientemente cuando el Senado, entre gallos y medianoche, insultando la inteligencia de los argentinos, se autoaumentó un 160% su salario. Quisieron pasar desapercibidos votando un proyecto en 48 segundos sin leer de qué se trataba. 

 

Epígrafe. No hay plata     Gentileza Pixabay Free

 

Si fuera cierto que paga los privilegiados, esta vez, se debería retrotraer el aumento, a la par del sufrimiento de todos los argentinos asalariados y jubilados. Pero no, la casta se cree superior, habiendo sesionado 3 veces en el año y con 40 asesores cada uno. Y con salarios considerablemente altos, antes del aumento, en comparación con legisladores europeos y con el resto del pueblo, obviamente. 
También hay que decir que, consultados los senadores sobre el aumento en la situación extrema que vive el país donde el presidente tiene como eslogan “ no hay plata”, el pueblo otra vez, dijeron que muchos no votaron el aumento pero asintieron si ponerse del lado de la gente otra vez, decepcionado. Porque ve que, de nuevo, para ciertos sectores sí hay mucha plata. Ojalá, las leyes que mejorasen la salud, las investigaciones, los créditos para viviendas, el bienestar de la gente, se votaran con tanta celeridad.


¿La corrupción está en el ADN argentino?


Evidentemente, hay mucha gente decente y trabajadora en Argentina pero hay una gran porción que llega al poder político, sindical, judicial o empresarial que empieza a ejercer la corrupción como si de una materia pendiente se tratara. Tanto es así que los sindicalistas tienen a su cargo un Holding , grandes mansiones, propiedades en el exterior, mientras que sus asalariados, se conforman con los aumentos que éstos les negocian. Lo mismo ocurre con los empresarios amigos del poder y de los paraísos fiscales, y de los beneficios impositivos de todo tipo que puedan tener.

Ni que hablar de la política, aquella que gana sin ponerse colorada, 5 millones de pesos argentinos frente a 250,000 pesos de un jubilado que cotizó con su trabajo, 30 o 40 años de su vida.

¿ Cuándo empezaría a pagar la casta?

No lo sabemos. De momento, quien paga los gastos del Estado es la clase trabajadora . Hablo de planes y subsidios eternos para gente que nunca trabajó en 20 años, para privados de la libertad que hasta célula y datos tienen para mover el delito desde adentro, para  “piqueteros” y dirigentes sociales que cortan las calles para pedir más y más dinero, llegando a ganar entre varios planes más que un trabajador o un jubilado.

Argentina es muy ingenua: creía que esta vez la cuenta la iba a pagar los corruptos o que se iban cambiar los planes por trabajo, pero todavía no es así. 

La gente que aún, apoya al presidente, cree erróneamente que el pueblo tiene que pasar penurias como pagar precios descomunales, dejar de salir a comer afuera y más, hasta dejar de comer en casa una vez por día, no ahorrar,  dejar de vivir para que en un futuro que nunca llega, ,estemos mejor. Es probable que en algún momento tardío se ilumine y vea que su sacrificio ha sido vano , como siempre.Y será vano porque el sacrificio no es de todos: solamente de los mismos de siempre, los honestos..

Los empresarios, al tener vía libre para aumentar, ganan en un mes lo que antes ganaban en un año  Y la casta sigue con sus privilegios: con sus autos, sus dietas, sus chóferes y sus “40 ladrones” perdón, sus 40 asesores

La clase media descastada o paria

Basta ver como parte de la clase media se ha caído de su clase al límite de un home less y se ven familias enteras apostadas en una esquina turística, Obelisco mediante, con todos sus niños todavía bien vestidos, durmiendo en la calle, por no poder pagar el alquiler también liberado.

En fin, la libertad ha marcado que todo lo que sea gasto se libere y, no así, el salario de la gente con tanta displicencia,  El de la casta, por supuesto que sí, ese está más que liberado. No hay horizonte para el argentino de bien más que Ezeiza. La pobreza aumenta, la inflación micro, la del supermercado, no baja ni se detiene por más que se diga que la macro, sí.

Precios accesibles sólo para la casta.  Gentileza Pixabay Free

 

 

 

 

Otros artículos del autor

Conversación

...
...