...
...
Freezing: Un mecanismo de supervivencia ante el peligro

Freezing: Un mecanismo de supervivencia ante el peligro

El tandem “luchar-huir-paralizarse" /"fight-flight-freeze", ya es parte del discurso cuando se habla de trauma o del Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT). Pero, ¿cuáles son las consecuencias del freezing (paralización) ante el hecho, a lo largo del tiempo?

➕ Extra 21/11/2022
29 0 0 10

Giannini
@Giannini

Cuando se habla de TEPT (Trastorno por estrés-postraumático) se piensa en quienes han pasado eventos inesperados y terribles como un acto de terrorismo, un tsunami, una guerra, una violación, un abuso emocional repetido en el tiempo (sobre todo, en la niñez donde una criatura es maltratada por uno o ambos padres, maestros o cuidadores, y no puede huir a ningún sitio)

A pesar de la corta edad y de sobrevivir a tremendo maltrato que proviene de gente que debería protegerlo, muchos niños siguen adelante y desarrollan lo que se llama trauma complejo. De hecho, para soportar estas situaciones, aparecen disociados o “anestesiados”, desconectados de su entorno. Estas son señales típicas del freezing disparado por el evento traumático. 

Los eventos estresantes tienen duras consecuencias y son difíciles de sanar, aunque no es imposible con la técnica adecuada. 

En general, cuando se habla de estrés se presentan dos opciones; lucha o huida, lo que se llama Mecanismo General de Adaptación. Ante una de estas dos opciones quien sufre una amenaza, “elige” automáticamente, a fin de solucionar el problema.

Un ejemplo: Si alguien camina por una calle oscura y de repente, ve que un sujeto lo persigue y lo acorrala en una esquina, tiene dos opciones: empieza a correr para escapar del peligro o si se ve atrapado, tal vez luche con todas sus fuerzas para librarse del acosador.

¿De dónde surge la opción: luchar o huir? 

Es una reacción que provoca la rama autónoma del sistema nervioso al encontrarse en peligro, en una situación de amenaza física o emocional, por eso no se trata de una elección consciente. Frente al miedo, ya el hombre de las cavernas, tomaba una de ellas.

El mecanismo luchar-huir se dispara como “arma de autoprotección” y sin medir el peligro, se huye o se lucha para defender la vida o la seguridad.  El Sistema Nervioso Autónomo es el encargado de “decidir” qué hacer en ese momento de extrema tensión y en la forma más extrema de esa situación de peligro, cuando no hay escapatoria posible, se produce otra reacción para sobrevivir: la paralización o congelamiento (freezing)

Cuando los animales se quedan “en freezing”

Si habremos visto documentales donde un animal de presa está pronto a ser atrapado y devorado por un predador. Al observar nos parece que el animal “se hace el muerto” para defenderse del peligro. Pero, en realidad, no “se hace” sino que se queda “congelado” ante el ataque del depredador y posible muerte.
Es una comparación válida, en este caso, con los seres humanos en los que también se produce esta tercera opción, que es la más dañina, por cierto, y es la de “congelarse” porque les es imposible defenderse o huir. El equivalente en los humanos del “congelamiento” es la disociación.

A los efectos del trauma, se suman los del congelamiento 

Los síntomas que dejan las experiencias traumáticas son pesadillas, flashbacks (revivir el momento mucho tiempo después de acontecido, como si estuviera sucediendo en el presente), insomnio, depresión, ataques de pánico, irritabilidad extrema y estado de alerta constante (hipervigilia) ante cualquier sonido, aroma o situación que recuerde el evento.
La paralización es sin dudas, un estado límite del mecanismo general de adaptación frente al estrés y, este mecanismo de disociación, agrava las consecuencias del trauma.

El congelamiento, si bien en su momento, libera de un dolor aún mayor a quien está sufriendo el evento, se “cobra” luego con una desconexión emocional que el traumatizado sigue arrastrando casi de por vida. Es lo que se manifiesta como embotamiento emocional: “mejor no sentir que ser dañado”. Es  a lo que se llama disociación.

Freeze o congelamiento:  Un mecanismo de supervivencia ante el peligro
¿Lucha, huida o congelamiento? Imagen, Gentileza Pixabay 

 

Extrañeza y despersonalización, a causa del freezing

Y este estado de freezing / disociación puede paralizar al individuo en sus expresiones emocionales, en sus decisiones, en el afrontamiento de su vida. Aquí es donde aparecen los estados de despersonalización: cuando la persona, por ejemplo, está en un grupo del que no se siente parte y tiene la sensación de “salir de su cuerpo” y mirar extrañado desde afuera de sí mismo. 
Hay mucha gente traumatizada por diversas experiencias y es poco, en comparación, lo que se difunde sobre traumas y sus efectos, y su tratamiento. Un aporte importante de los estudiosos es que la persona traumatizada trate de entender si esas reacciones de freezing emocional que, en un momento le fueron útiles pero, ya pasados años de que ocurriera el trauma, lo están dañando.

Optimizar el uso de los recursos y energía que se tienen, a pesar del trauma sufrido, y acercarse a las personas para generar vínculos sanos (todo lo contrario de lo que le marcan el freezing y la desconexión), sería una indicación aliviadora. 


Freeze o congelamiento:  Un mecanismo de supervivencia ante el peligro

Desconexión emocional. Gentileza Pixabay imágenes

Esto parece sencillo, pero no lo es sin la ayuda de un terapeuta experto en técnicas de estimulación  bilateral, para desensibilizar y borrar el trauma. (Ver artículo: TdeA-EMDR® : Una técnica exitosa, sin precedentes)
Son pocos esos expertos ya que todavía, la salud mental no le da la importancia que realmente merece al trauma y al estrés postraumático que, como una tortura constante en forma de memorias, flashbacks, miedos y demás sufrimientos, siguen “castigando” a quien lo padeció y lo que es peor aún, lo sigue padeciendo como si estuviera pasando hoy, ante cualquier recuerdo.

De todos modos, además de la terapia adecuada, entender cómo funcionan estos mecanismos y cómo repercuten sobre cada uno, y qué acciones positivas se pueden contraponer, es una forma muy valiosa de ayudarse.

Asesoramiento: Dra. Raquel C. Ferrazzano de Solvey. Médica UBA . Ex Entrenadora Senior Internacional de EMDR desde 1996 a 2016. Directora y Entrenadora de Terapias de Avanzada® – Buenos Aires – Argentina.

 

Otros artículos del autor

Conversación

...
...