El insomnio y stress en tiempos del COVID-19

No es un secreto para nadie que en los últimos meses muchos de los problemas de salud producidos por  el stress y las tensiones nerviosas durante la propagación del Covid 19 se han incrementado sustancialmente. La exposición constante a la información sobre los temas relacionados con la pandemia conlleva a una saturación desmedida que puede generar en el individuo una crisis de ansiedad al no tener las herramientas adecuadas para enfrentar una situación para que la que no estaba preparado. El confinamiento obligatorio alteró un estilo de vida que se ve reducido a la constante exposición de las redes sociales y recurrente búsqueda de información en fuentes que no son las más veraces.

En el actual contexto en donde la incertidumbre y el temor  desmedido a contagiarse de la  enfermedad generan el escenario propicio para la ansiedad, depresión y una eventual pérdida de sueño. La crisis económica generada a raíz de la propagación del Covid-19 trae aparejada consigo una tremenda recesión económica de carácter global que incide directamente en la pérdida de puestos de trabajos, cierre de comercios generando así un gran número de personas que se van encontrar sin trabajo al cierre de este primer semestre del año 2020. En el contexto de la economía informal la situación es mucho más compleja aún ya que las personas dependientes de esta actividad ven considerablemente mermados sus ingresos en vista de que no pueden desempeñar con normalidad su oficio debido a las cuarentenas decretadas por los respectivos Gobiernos. En países como Ecuador, Bolivia, y Perú en donde han tenido que aplicar medidas severas de bio seguridad entre esas medidas una cuarentena decretada,  la economía informal se ha visto afectada considerablemente.

El individuo que convive con la pobreza ese que  se encuentra dentro los estratos sociales más vulnerables, aquel que se desempeñan dentro del mercado informal tendrá que lidiar con el stress adicional de que no poder  desempeñar su labor con normalidad mientras dure la pandemia. Y al mismo tiempo tendrá que enfrentar el riesgo de que al incumplir la  cuarentena se puede contagiar. Estos sin lugar dudas son factores que atentan en contra de la salud mental de cualquier persona. La pérdida de sueño, depresión, y ansiedad, son todos síntomas de un stress que viene generando una situación tan anómala que fue capaz de paralizar el planeta en los últimos meses.

 

Qué hacer?

Mientras continúen apareciendo los brotes de contagios en diferentes regiones del mundo, y al no tener la  certeza de que se pueda  producir  una vacuna en el corto plazo el único escenario cierto a tener en cuenta es el de seguir trabajando con los protocolos de bio seguridad y distanciamiento social que se han venido aplicando en los últimos meses. Es por eso que las personas deben considerar desde ya un plan de contingencia que le permita lidiar con los meses de confinamiento que quedan por delante. Buscar alternativas que sean realmente productivas y que se puedan desarrollar desde el hogar. Fijarse propósito reales y que se puedan poner en marcha durante la etapa de  confinamiento. Dedicarle un tiempo al hogar, realizar actividades físicas que se puedan llevar a cabo en casa. Ejercicios de relajación tales como el Yoga, y el tai-shi  son algunas de las rutinas que pueden llegar ser muy saludables. Leer un libro y luego comentarlo es una buena estrategia. Es el momento de fijarse una meta académica. En un contexto convulso en donde pasamos más de la mitad del día en la calle laborando, atender los asuntos académicos se vuelve una tarea compleja. Este podría ser un buen momento para poner al día toda esa agenda. Redactar artículos, iniciar cursos tales como los de idiomas que perfectamente se puedan realizar desde la distancia.  La participación en foros y conferencias, terminar la tesis de grado entre otras cosas son algunas de las tareas que desde lo académicos que suman u valor agregado.

Prestar servicios desde la distancia para monetizar también es una opción. De esto, el trabajo freelance como redactor es una alternativa. Las ventas en líneas, de productos que normalmente comercializas en un negocio en  medio de una cotidiana jornada laboral es otra opción.

Y por último dar un uso efectivo a las redes sociales. Evitar la sobre exposición de contenidos informativos que por lo general retratan un contexto poco optimista del presente así como no dar crédito a la información que no es verídica,  de igual forma no hacerse eco de ella. Y por último ocuparse en lo que  puedes resolver. Y no preocuparse por lo que no está en tus manos.

 

Comentarios

Debe iniciar sesión para publicar un comentario.

Artículos relacionados
Artículos populares
Artículos Recientes
29/11/2020 16:26 - Angel Andrade León
29/11/2020 13:34 - Eden Barrientos
28/11/2020 02:00 - Nacoel Hernandez