...
...
Wendy O' Williams: La reina del shock rock

Wendy O' Williams: La reina del shock rock

La agitada y dramática historia de una cantante que ganó popularidad en la década del '70 junto al grupo Plasmatics. Hoy en día, es considerada una de las referentes femeninas más importantes en el mundo del shock rock.

🎵 Música 12/01/2023
33 0 0 6

carlach08
@carlach08

 

‘’No creo que nadie se quite la vida sin antes haberlo reflexionado profundamente durante un largo período. De todas formas, estoy convencida de que el derecho a poder hacerlo es uno de los más fundamentales que alguien puede llegar a tener en una sociedad libre. Para mí, gran parte del mundo no tiene sentido, pero el sentimiento con respecto a lo que estoy haciendo suena alto y claro en el interior del oído, en un lugar en el que no hay yo, sólo calma. Amor eterno, Wendy’’.

En abril de 1998, el cadáver de la cantante Wendy O. Williams fue encontrado en el patio de la casa de Rod Swenson, quien mantuvo una relación sentimental con la artista durante 22 años. Rod había recibido en su casa unos regalos de parte de Wendy y unas cartas selladas escritas por ella horas antes de su muerte, las cuales incluían un testamento vital, un poema de amor y una nota suicida.  Para Rod, el suicidio de Wendy no fue ninguna sorpresa.

Durante la década del ’70, Wendy O. Williams se convirtió en una de las figuras más polémicas del rock junto a la banda de punk Plasmatics, debido a su actitud nihilista y a las caóticas presentaciones en vivo que realizaba junto a la agrupación, en donde se incluían números relacionados a destrucción de televisores con mazos arriba del escenario, cortes de guitarras eléctricas utilizando una moto sierra y disparos a los amplificadores.

A pesar de que varios seguidores del rock se sentían atraídos por la propuesta escénica que brindaba Plasmatics, en los años 80’s, varias ciudades de Estados Unidos prohibieron los shows del grupo y, como ninguna productora estaba interesado en contratarlo, Plasmtics se vio obligado a interrumpir sus actividades musicales. Esta situación llevó a que Wendy O. Williams cayera en una profunda depresión siendo ésta la causa principal que la llevó a ponerle un punto final a su vida.

Con el paso de los años, Wendy O. Williams se convirtió en una referente femenina del rock pesado y en una pionera del shock rock, dejando un legado muy importante en el mundo de la música.

ANTES DE SER UNA ESTRELLA DE ROCK

Nacida en mayo de 1949 en la ciudad de Rochester (Estados Unidos), Wendy Orleans Williams creció en una familia de clase media integrada por sus padres y sus dos hermanas. Desde que era pequeña, Wendy demostró gran talento para el arte, tanto para la música como para la danza. A los seis años de edad, Wendy era bailarina de tap y ganó varios concursos desempeñándose en dicha actividad.

Ya en su etapa adolescente, comenzó a tocar el clarinete en la banda escolar y estudió dicho instrumento de modo profesional durante seis meses tras recibir una beca en la Escuela de Música Eastman de la Universidad de Rochester. Algunos compañeros de la banda escolar y profesores describieron a Wendy como una chica bonita, algo tímida y que cuidaba mucho su apariencia.

Pero debido a la mala relación que tenía que con sus padres, Wendy decidió abandonar su hogar a los 16 años y viajó por varias ciudades de Estados Unidos haciendo auto-stop hasta que se instaló en las afueras de Boulder (Colorado), viviendo en una tienda de campaña y vendiendo algunas artesanías que ella misma realizaba, tales como macramés hechos a mano, collares y bikinis de hilo. Además, trabajó como salvavidas e instructora de vela.

En 1976, tras volver a Estados Unidos luego de haber vivido casi dos años en Europa, Wendy vio un anuncio en una revista en donde se solicitaban bailarines para una compañía llamada Captain Kink’s Theatre, la cual era liderada por el artista Rod Swenson. En el momento de su audición, Wendy bailó una versión de la canción ‘’Foxy Lady’’ de Jimi Hendrix Experience, pero con su voz sobrepuesta en la cinta. En ese momento, Rod no dudó en contratarla y la sumó a su compañía teatral. El debut teatral de Wendy fue en una obra llamada La Fantasía Sexual Del Capitán Kink, en donde su número principal era recostarse boca arriba y tirar pelotas de ping pong desde su vagina, las cuales iban directo al público.

Debido a que compartían ideas artísticas similares y pasaban tiempo juntos, Wendy y Rod comenzaron una relación sentimental. Ante esto, Wendy declaró en varias entrevistas que Rod fue la única persona que la aceptó tal y como era.

Un día, luego de escucharla cantar una canción de Bessie Smith, Rod tuvo la idea de formar una banda en donde Wendy fuera la vocalista principal, con una imagen salvaje y poderosa. Fue así que, en 1977 y en pleno auge del punk estadounidense, surgió un proyecto musical llamado Plasmatics.

 

AL FRENTE DE PLASMATICS

En julio de 1978, Plasmatics realizó su debut en CBGB y, con el paso del tiempo, el grupo fue realizando más presentaciones en vivo. Wendy O’ Williams era la única integrante femenina de la banda y la principal atracción del espectáculo que brindaba Plasmatics.

En los shows, Wendy solía aparecer luciendo su cabello rubio y usando sólo con lencería de cuero, aunque algunas veces solía subirse al escenario en topless. Pero, lo que en realidad llamaba la atención del público que asistía a los conciertos de Plasmatics era la actitud nihilista de su vocalista. 

Debido a la popularidad del grupo, Plasmatics comenzó a trabajar en nuevas canciones y, durante la década del ’80, el grupo sacó cinco discos de estudio con sonidos influenciados por el movimiento punk de los 70’s y la potencia del heavy metal. Pero, a pesar de ser un proyecto en conjunto, los productores discográficos quedaban cautivados por el carisma de Wendy O’ Williams y uno de ellos fue Gene Simmons, quien le propuso a la cantante grabar un disco como solista: WOW, lanzado en 1984.

A fines de los 80’s, y a pesar de haber lanzado discos conceptuales que eran aclamados por la críticas especializada en música, el camino de Plasmatics se volvió muy dificultoso. A raíz de lo escandalosas que eran sus presentaciones, el grupo no era convocado para participar en festivales y no se les permitió tocar en varias ciudades de Estados Unidos. Ante esto, el grupo decidió tomarse un descanso por un tiempo, pero los integrantes sabían que ese podía ser el fin de Plasmatics y Wendy no pudo aceptarlo.

A raíz de la separación de Plasmatics, Wendy sufrió depresión e intentó quitarse la vida en dos ocasiones. Ya no cuidaba su aspecto, odiaba sus tatuajes y detestaba su edad. A pesar de que sus amigos le insistieron, Williams no quiso realizar ningún tratamiento psicológico ni farmacológico para curar su enfermedad. Y fue así que, el 6 de mayo de 1998, Wendy decidió acabar con su vida.

 

EL LEGADO FEMENINO DEL SHOCK ROCK

Junto a Plasmatics, Wendy O’ Williams se convirtió en una pionera del shock rock, un estilo que posteriormente se volvió muy popular gracias a artistas como Kiss y Alice Cooper. Con una actitud provocativa, Wendy ganó un gran reconocimiento como una importante intérprete femenina en el mundo del rock pesado en un momento en donde los hombres reinaban en dicho estilo musical.

Wendy O’ Williams llevó la teatralidad del rock a extremos inimaginables y plantó la semilla de un estilo que, con el paso de los años, fue adquiriendo más protagonismo en la música. Y, a pesar de que pasaron más de 40 años del debut de Plasmatics, Wendy O’ Williams siguió firme como ejemplo directo del shock rock.

Otros artículos del autor

Conversación

...
...