...
...
¿Puedo tener amigos estando casada y siendo cristiana? El amor de Dios

¿Puedo tener amigos estando casada y siendo cristiana? El amor de Dios

Al principio de comenzar mi relación con Lucio mi pareja, él me dijo y me hizo entender que sólo él podía tener amigas en cambio yo no podía tener amigos. Dios me mostró otra manera de ver la vida

📣 Opinión 23/08/2022
21 0 0 5

S
@Sharonlyn20

Mi nombre es Shirley Stevens Baita. Nací el 27 de mayo del año 1993. Actualmente, tengo 29 años de edad. Nací en medio de una familia cristiana aunque la sociedad les fue llevando a creer en la religión católica, idolatría... Cuando yo nací, mis hermanos y mi madre ya estaban apartados de la verdadera fe y de la voluntad que Dios había diseñado para ellos. En mi vida la situación anteriormente mencionada se vio fuertemente influenciada debido a que yo de pequeña iba a misa algún que otro domingo pero, no conocía a Jesús, su verdad y su evangelio. Debido a ese desconocimiento de la verdad, yo tenía amistades pero no eran amistades divinas más bien eran amistades terrenales y por ende amistades falsas. Cuando son amistades que vienen de Dios, se siente. 

En el año 2015 conocí a Lucio mi pareja. En aquel entonces yo vivía una vida desordenada: discotecas, amigos/as falsas... poco a poco me fui apartando de esos mundos incluso me alejé de los falsos amigos/as. Dentro de esa gente, sólo había un buen amigo pero yo no me di cuenta de ello hasta el año 2020. Este amigo no es cristiano pero tiene un buen corazón: respeta mi noviazgo con Lucio, me da buenos consejos. Ya no soy una persona que vive de los consejos de los amigos, siempre le pido dirección a Dios y en los momentos de soledad y dificultad, pongo toda mi confianza en Dios pero, siempre soy consciente que lo tengo para apoyarnos mutuamente a lo largo del camino de la vida. 

Antes del año 2020 yo tenía otra manera de pensar del cual mi pareja estaba muy contento y seguro a la vez. Creo que yo era demasiado sumisa y más que hacer caso a Dios, hacía mucho caso a mi pareja y no tanto a Dios. Siempre le decía a mi pareja que sólo tendría amigas mujeres y nunca amigos hombres para cuidar de nuestra relación. Tengo la suerte de ser como mi madre: inteligente y muy observadora es por eso que ahora, tengo otra visión y otra manera de ver la vida siempre, con la verdad de Dios siempre por delante. 

A veces escucho por la red que cuando somos cristianos está prohibido tener amistades de otros sexos. Creo y pienso que desde el punto de vista de Dios no es así. Creo que el problema de este tipo de argumentos radica en personas que no saben elegir bien a sus amistades. Todas sabemos como son los hombres. Muchas veces no quieren conformarse con nuestra amistad y quieren ir más allá faltándonos el respeto a nosotras y a nuestra relación. Pero desde mi experiencia y también desde la experiencia de mi madre, existen hombres que tienen la capacidad de tener una amistad con una mujer casada ya que, Dios les ha dado la capacidad de proteger, respetar, en definitiva, son hombres con fuertes valores y principios. 

Al mantener una amistad con este tipo de hombres, la amistad no surge de la noche a la mañana más bien son amistades que surgen con el tiempo. Se puede ver reflejado el amor de Dios en dichas amistades. La amistad se va fortaleciendo muchas veces compartiendo alguna pasión que otra y crece debido que entre las dos personas nos damos cuenta que, compartimos los mismos valores, principios... la amistad muchas veces se hace más grande cuando uno de los dos es cristiano y el otro no. En mi caso, yo soy cristiana y mi otro amigo o compañero de lucha el que conocí en Marzo no es cristiano entonces, muchas veces me nace el deseo de querer protegerlo, cuidarlo, etc; teniendo en cuenta y siempre poniendo en primer lugar a Lucio como mi esposo. 

¿Comete errores? Sí, además no es cristiano. Como todo ser humano a veces tiene pensamientos pero no lo hace intencionalmente como todos los hombres lo hacen. Creo que por eso muchas veces Dios nos dice que tenemos que amar a las personas de una manera desinteresada ya que sólo de esta manera, conseguiremos profundizar con el interior de la otra persona y amarla como Dios desea. Hay que recordar que los mundanos nunca van a mostrar sus sentimientos: por miedo, vergüenza... pero es Dios quien nos da la capacidad de poder entender las muchas luchas que la gente que nos rodea sufren. 

Como podéis observar, a mi compañero lo considero una persona vulnerable el cual me nace cuidar y proteger. 

El siguiente tipo de hombres son aquellos que las mujeres casadas y cristianas debemos evitar a toda costa. Son amistades que no surgen desde el amor de Dios. Son hombres que además de ser mundanos no tienen ni principios ni valores. Para este tipo de hombres no existe la palabra surgir. La amistad con este tipo de hombres no surge sino que, la amistad con este tipo de hombres empieza desde un principio con trampas. Cuando una mujer casada y además cristiana, cae en manos de este tipo de hombres es debido que o no han perdonado los errores de sus maridos o ahora por venganza, desean caminar en rebeldía. Lo primero que hacen es pedir el teléfono. Cuando estás en una situación vulnerable como por ejemplo sin casa y viviendo en la calle, aprovechan esa situación para darte dinero, invitarte a su casa y hacerte de ellos. No importa que les digas que estás casada y amas a tu pareja ellos ya se han ilusionado porque como te tienen, ya les perteneces y ahora, te obligan a olvidarte de la persona que amas. Son hombres que no tienen escrúpulos por eso vuelvo y reitero, como cristianas y casadas, hay que evitarlos a toda costa. 

Para finalizar, me gustaría compartir una frase muy importante que dijo mi amigo: Abuy Nfubea en un discurso que hizo sobre panafricanismo: https://www.youtube.com/watch?v=NHaYbYTZpH8

SOMOS NEGROS PERO NO TODOS LOS NEGROS SOMOS IGUALES, NO TODOS SOMOS AMIGOS. ME LLEVO BIEN PERSONALMENTE (hola y hola)CON ALGUNOS EMBAJADORES PERO POLÍTICAMENTE, NO COMPARTO IDEAS CON ELLOS YA QUE SON PERSONAS QUE VENDEN NIÑAS PARA ACOSTARSE CON ELLAS. 

 

 

 

 

Otros artículos del autor

Conversación

...
...