"Perspectivas del Reino de Dios"

La Iglesia (Ekklesia, congregación) está contenida en el Reino de Dios. Autor: Wilman Ruiz

Seguir leyendo
"Perspectivas del Reino de Dios"

       La predicación del evangelio en nuestro país durante nuestra historia contemporánea, circunscrita dentro de los últimos 60 u 80 años, ha estado caracterizada por el establecimiento de esquemas y modelos organizacionales, funcionales y doctrinales, que no solamente carecen de fundamento bíblico, sino que dichos modelos son diametralmente opuestos al Establecimiento del Reino de Dios en la Tierra, que es el fin último de Cristo y del Padre.

 

         Jesús no vino a establecer una “iglesia”, vino a implantar un Reino, Su Reino. La “eklesia”(iglesia) es simplemente, una consecuencia del establecimiento del Reino de Dios (Iglesia Del latín “ecclesia” y ésta del griego “κκλησία” (“ekklesía”) que significaba originariamente en la antigua grecia “asamblea” y luego pasó a significar “congregación de cristianos”. Esta palabra contiene el prefijo “κ-” (“fuera”, como en latín“ex-”) y la raíz “κλή-”, como en “κλήσις” (“klêsis”, “llamada”) que proviene del verbo “καλέω” (“kaléo”) que significa “llamar”. Compárese con el latín“clamare” (también tiene la partícula “cla-”) o “clamor”; del verbo “clamare” viene nuestra palabra “llamar”, como en italiano “chiamare”. Es entonces que la palabra “κκλησία” significaría originariamente “llamada afuera”, con el motivo de reunir a la gente de una comunidad. En las demás lenguas romances pueden encontrarse las derivaciones de ésta como en italiano “chiesa” y francés “église”) Tomado de "etimología.wordexpress.com"

 

 

      Bajo esta perspectiva, sin menoscabo de la importancia o valor que tenga o cumpla el modelo congregacional de iglesia, esta, como esquema y enfoque organizacional, fue constituida por el cristianismo tradicional (de todas las denominaciones) como el fin último, como el "modelo bíblico" (no existe tal modelo en las Escrituras, salvo las comunidades de creyentes producto de la predicación del evangelio) para los fines divinos, supeditando todo el propósito y planes de Dios a las actividades “intramuro” de la congregación, desplazando el verdadero propósito de Dios, como lo es EL ESTABLECIMIENTO DE SU REINO EN LA TIERRA.

 

         No obstante, sin negar el significativo aporte que el modelo congregacional de iglesia le ha hecho al mundo (más allá de lo malo), el propósito divino del Reino de Dios continúa pujando para su implantación, consolidación y extensión.  En este sentido, es primordial puntualizar que la “iglesia” no es el fin, es, simplemente, una consecuencia de la implantación del Reino Divino; quienes hemos recibido de Cristo un Don Ministerial (Profeta, Apóstol, Evangelista, Pastor, Maestro) no debemos perder la perspectiva y evitar el conformarnos a un esquema que, innegablemente, limita el accionar ministerial y reduce la dimensión de lo que debemos hacer para el Reino de Dios.

 

     Concluyendo, no está mal el modelo de iglesia (cualquiera que fuere el tipo de organización congregacional), pero el Reino de Dios es más grande y mayor que la iglesia.  La iglesia está contenida, dimensionada dentro del Reino de Dios, pero el Reino de Dios es el fin; la iglesia, en el mejor de los casos, pudiera ser un medio (si bien en el sentido estricto no lo es); no obstante, la iglesia es simplemente una consecuencia de la implantación del Reino de Dios en la Tierra.

 

         La cultura del Reino trasciende los límites terrenales del modelo congregacional de iglesia, tal como Dios le dijo a Abram: “Mira las estrellas del cielo y cuéntalas, si puedes contarlas; pues, así será tu descendencia . . .”

access_time13/01/2021 19:13
remove_red_eye0 Lecturas
thumb_up 1 ME GUSTA Debes iniciar sesión para dar me gusta

Agregar comentario

Debe iniciar sesión para publicar un comentario.
more_vert