La P en la palabra psicología

Constantemente ignoramos que las cosas no andan del todo bien, pero preferinos ocuparnos e ignoralo, porque le tememos al tan trillado ''¿qué dirán?'' Decidimos mantenernos callados con nuestros problemas, pero hay que tener en cuenta, que nuestros problemas jamás serán más fuertes que nosotro...

Seguir leyendo
La P en la palabra psicología

La ''P'' en la palabra psicología:

Nadie sabe por qué está ahí, pero muchos la ignoran.

 

Actualmente, la psicología es una de las profesiones un tanto desestimadas, esto se debe a que, las personas comparten un absurdo prejuicio: ‘‘¿Para qué ir al psicólogo?, si no estoy loco'' Vale, es entendible en parte, pero. Más allá de eso hay que entender un par de cosas que se irán explicando poco a poco ¿por qué es importante acudir al psicólogo?

A lo largo de nuestras vidas, nos estamos exponiendo a distintas situaciones, diferentes cambios, algunos más drásticos que otros. Pasamos algunas experiencias un poco turbulentas, o incluso descubrimos el brote de emociones explosivas. Quizás, al principio no nos parezca a simple vista algo tan importante, no obstante. Esto forma parte de nuestra propia salud mental, que a lo largo del tiempo tiende a debilitarse por cada pequeño choque que produzca los factores anteriormente mencionados, esto también tiene relación con nuestras emociones ante esto. Puede que un día de pequeño veías a tus padres pelear constantemente, ese hecho te afectaba, sin embargo no hiciste nada por ello, ahora, de adulto, tal vez, tienes pequeños momentos de ira, o sientes incomodidad antes discusiones fuertes. Esto quiere decir, que algo pequeño a la larga puede transformase en algo grande.

La P en la palabra psicología nadie sabe por qué está ahí, pero muchos la ignoran. Gramaticalmente por la RAE, qué esa letra esté ahí, tiene su porqué, pero si lo llevamos a la realidad, es a lo que me refiero. Muchas personan desconocen lo que la psicología y los especialistas psicólogos, son capaces de hacer. Simplemente pasan de ellos, saben que existen, pero aun así no le toman su debida importancia.

 

Mente sana, como manzana

A diario se nos habla de mantener un cuerpo sano, hacer actividad física y comer saludable, pero como todo funciona con una balanza imaginaria, también es necesario cuidar de nuestra mente, que esté sana como esa suculenta manzana que de seguro el nutricionista te dio indicaciones de incluir en tu dieta. Si tu ciudad de residencia es Madrid, fácilmente podrías dar un recorrido informativo y consultar algún centro psicológico para verificar como que encuentras; ¡No dejes que alguna experiencia fuerte, marque tu vida y dicte como eres! Deja atrás, ese tonto prejuicio de desestimar las visitas al psicólogo, eres humano. Todos los días pasas por algo nuevo, y como toda persona en algún momento, el cansancio gana. No importa si en tu círculo social menosprecian el cómo te sientes, recuerda, que eres alguien único y especial, y por eso, solo tú conoces tus límites y, cuanto pueden afectarte las cosas. Recibir ayuda o pedirla nunca está mal, lo que sí está mal, en minimizar tus prioridades sólo por miedo a ser expuesto y expresarte.

En la juventud se ve un claro ejemplo del descuido a la salud mental, muchos jóvenes haciendo su vida diaria, tienen sus momentos emocionales fuertes, en su familia cada uno pasará cosas distintas y a lo largo muchos casos terminan en depresión o ataques de ansiedad. Algunos son muy vulnerables, como por ejemplo en las escuelas, al ser víctimas de Bullying, o en las mismas casas estar sometidos a la constante presión de ser el mejor en las calificaciones, generando miedo a la decepción o incluso miedo a mostrarse libremente.

Ocurren varias situaciones diariamente, ejemplos de cómo alguna chica con baja autoestima en su escuela era víctima de burlas, y en su casa nunca supieron, pero un día simplemente decidió cometer suicidio porque lo vio como una salida rápida. Está también, ese chico genio de clases que en su casa siempre tenía que sacar un sobresaliente, pero sucede que un día se esforzó demasiado y lastimosamente la nota no fue suficiente para él. Y al llegar a casa pensando en que sería una decepción para su familia, tuvo un brote de estrés que desencadenó en un ataque de ansiedad.

Fácilmente decidimos mantenernos callados con nuestros problemas, pero hay que tener en cuenta, que nuestros problemas jamás serán más fuertes que nosotros y por ello, es que debemos pensar en conocer la P en la palabra psicología y no ser uno más del montón que ignora. La depresión, ansiedad o fobias, podrán parecer inofensivas, pero no son un juego.

 

access_time01/04/2021 22:02
remove_red_eye10 Lecturas
thumb_up 1 ME GUSTA Debes iniciar sesión para dar me gusta

Agregar comentario

Debe iniciar sesión para publicar un comentario.
more_vert