Alzheimer. Conversación 2. Anécdota 5.

Ráfagas de recuerdos y conocimiento se experimentan como islas en un mar de dudas sin la ansiedad por la espera de un futuro incierto.

Seguir leyendo
Alzheimer. Conversación 2. Anécdota 5.

Alzheimer. Conversación 2. Anécdota 5.

 

Conversación 2.

En la cita inicial con el Neurólogo, éste llevó a cabo una pequeña investigación del pasado clínico del paciente y observó las inconsistencias de sus respuestas y relatos; además de revisar las alteraciones de los Bio-marcadores en su prueba sanguínea. Con ello estimó su diagnóstico inicial, Alzheimer. Para confirmar con certeza aquello, recomendó la evaluación por parte de un sicólogo que, permitiría precisar el padecimiento con seguridad y concluiría el estudio con determinar el grado de avance de la enfermedad. El sicólogo en un primer momento charló con ambos, pero luego pidió estar a solas con el paciente. Durante cuarenta minutos practicó las pruebas necesarias para verificar el diagnóstico inicial; luego de lo cual conversamos. Lamentó confirmar la opinión del neurólogo y comunicarme el grado de avance según una escala que pondera los puntos en los resultados alcanzados en las pruebas. La suma ubicó al paciente en grado 7 (el mayor en la escala), el cual indica el deterioro masivo del sistema en conjunto y refiere la necesidad de cuidados continuos y monitoreo constante.

La conversación derivó en que el común de las personas, poco está capacitado para advertir cuando una persona padece realmente de Alzheimer en sus inicios. De manera especial si el individuo es un anciano, debido a que con el avance en la edad asoman ciertas conductas y molestias físicas, al igual que la dificultad de traer recuerdos lejanos a la memoria, y por supuesto, los olvidos de situaciones recientes, incluso de acciones cotidianas. Comúnmente referimos estos episodios como achaques de la vejez. Pero en ocasiones no lo son, inclusive pueden no ser Alzheimer, sino algún otro desorden como la falta de atención, el aislamiento, la soledad, y por supuesto alguna infección. Entonces es necesario que especialistas puedan evaluar su estado general y formarse de ello una adecuada opinión.

 

Anécdota 5.

El pollo perdido.

Aprovechando el fin de semana se hicieron las compras para quince días, por lo que la despensa quedó atiborrada; afuera permanecía un racimo de bananos que engalanaba la mesa redonda del comedor y dentro del frízer dos pollos enteros aguardaban la mejor ocasión para ser despresados.

Extrañamente al día siguiente los pollos no estaban en su lugar y la mano de cambures amarillos sobre el mantel verde se había reducido a menos de la mitad. Después de esclarecer el asunto, entendieron que aquello había sido producido en la madrugada por la abuela, cuando la casa en silencio permanecía a oscuras y cada quien descansaba en su habitación. Buscaron por todos los rincones y luego de un rato encontraron uno de los pollos debajo de la cama de la abuela y varias conchas de banano (bajo la almohada; entre libros; tras el inodoro o entre plantas, arrojadas por la ventana del jardín). Con la descongelación temprana y el calor del día, el pollo encontrado no ofrecía condiciones óptimas para la preparación, así que optaron por botarlo; pero aún faltaba uno que no hallaban. Del racimo de 18 bananos, apenas comieron dos, la abuela se encargó de las demás, y en la tarde del domingo se acabaron. Esto último trajo consecuencias, porque esa noche la abuela que por lo general siempre estaba de buen humor, no les reconocía, y muy molesta, echaba a todos fuera de su casa, porque según ella la fiesta se había acabado y no hacían otra cosa allí, que vaguear.

Al día siguiente un mal olor invadió el hogar, imaginaron que se trataba del pollo perdido, así que siguieron el rastro, el cual los condujo hasta el televisor de la sala; uno tan grande, que debía ser acarreado por dos. Tras el aparato y sobre la mesa donde se mantenía lo encontraron. Cómo hizo la abuela para moverlo, dejar allí el pollo, y de nuevo colocar el aparato en su sitio… Hasta ahora es un secreto.

 

Jl Furió.

access_time13/09/2021 18:03
remove_red_eye6 Lecturas
thumb_up 0 ME GUSTA Debes iniciar sesión para dar me gusta

Agregar comentario

Debe iniciar sesión para publicar un comentario.
more_vert